////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////  
 
El colectivo

Al colectivo se subió un señor
con tapado verde y nariz colorada,
con gorro amarillo, bufanda rayada,
botas marrones, medias estampadas,
camiseta, camisa, polera y saco,
guantes, tres bolsos, una gallina y un pato,
una planta con flores y una regadera,
paraguas, sombrilla, dos choclos y una pera.

Y todos nosotros que estábamos sentados,
empezamos a sentirnos un poco apretados.
El señor entraba pidiendo permiso
y yo al de al lado casi más lo piso,
no como el de barba, que no tuvo cuidado
y al flaquito rubio lo dejó aplastado.

De golpe me dí cuenta que estaba muy alto,
que al piso no llegaba ni con el zapato,
que estaba sentado en el hombro de un pelado
que a su vez estaba a upa de su hermano.
"Permiso" seguía diciendo el señor preocupado
(todavía el pato no le había entrado),
"Cuidado con las flores y con la zanahoria,
que son regalitos que compré para mi novia"

Medio colectivo estaba ocupado
con sus cachivaches todos apilados,
una que sabía hacer buenas piruetas
se colgó del techo para estar más fresca,
por suerte me faltaban sólo tres paradas,
yo ya me sentía una sardina enlatada.

Apunté hacia atrás buscando la puerta
y allí me di cuenta que no estaba nada cerca,
las cuadras pasaban y yo no avanzaba,
estábamos llegando a la que era mi parada.
Entonces fue que tuve una gran idea:
usar de trampolín a la regadera.
Doblé las rodillas, abrí las ventanillas,
me zambullí fuera hacia la vereda.

Pero como el salto que pegué fue tan alto
aterricé en la rama más alta de un árbol.
Y como justo era un árbol de ciruela
me quedé allá arriba tomando la merienda.
No estaba solo, tenía compañía,
sin querer me había traído a la gallina.
Espero me perdone el señor del colectivo,
yo no tengo la culpa de que él lleve tanto abrigo.

 

 

Letra y música: Mariana Baggio

Mariana: voz, pasajera
Martín Telechanski: arreglo de cuerdas, guitarra, sampler, pasajero.
Susana Raklif: bandoneón
Ricardo Sverdlick: colectivero

 

 

 

 

 



 
  ..................................................................................................  
 

ACORDES

         LA7                          REm
Al colectivo se subió un señor
                     LA7                    Rem
con tapado verde y nariz colorada,
                 LA7                      REm
con gorro amarillo, bufanda rayada,
              LA7                             REm
botas marrones, medias estampadas,
     RE7        SOLm DO7     FA
camiseta, camisa, polera y saco,
 Sib                 MIm7(b5)             LA7           REm

guantes, tres bolsos, una gallina y un pato,
  RE7                 SOLm DO7       FA
una planta con flores y una regadera,
    Sib              MIm7(b5)           LA7              REm   LA7 REm
paraguas, sombrilla, dos choclos y una pera.

                 DO7                                    FA
Y todos nosotros que estábamos sentados,
                         DO7                          FA
empezamos a sentirnos un poco apretados.
                LA7                         REm
El señor entraba pidiendo permiso
RE7              SOLm      DO7   FA
y yo al de al lado casi más lo piso,
RE7                 SOLm        LA7            REm
no como el de barba, que no tuvo cuidado
                    SIb7 LA7              REm
y al flaquito rubio lo dejó aplastado.

De golpe me dí cuenta que estaba muy alto,
que al piso no llegaba ni con el zapato,
que estaba sentado en el hombro de un pelado
que a su vez estaba a upa de su hermano.
"Permiso" seguía diciendo el señor preocupado
(todavía el pato no le había entrado),
"Cuidado con las flores y con la zanahoria,
que son regalitos que compré para mi novia"

Medio colectivo estaba ocupado
con sus cachivaches todos apilados,
una que sabía hacer buenas piruetas
se colgó del techo para estar más fresca,
por suerte me faltaban sólo tres paradas,
yo ya me sentía una sardina enlatada.

Apunté hacia atrás buscando la puerta
y allí me di cuenta que no estaba nada cerca,
las cuadras pasaban y yo no avanzaba,
estábamos llegando a la que era mi parada.
Entonces fue que tuve una gran idea:
usar de trampolín a la regadera.
Doblé las rodillas, abrí las ventanillas,
me zambullí fuera hacia la vereda.

Pero como el salto que pegué fue tan alto
aterricé en la rama más alta de un árbol.
Y como justo era un árbol de ciruela
me quedé allá arriba tomando la merienda.

 RE7          SOLm  LA7         REm
No estaba solo, tenía compañía,
                       SIb7      LA7         REm
sin querer me había traído a la gallina.
   RE7               SOLm   LA7                REm
Espero me perdone el señor del colectivo,
                         SIb7                 LA7             REm
yo no tengo la culpa de que él lleve tanto abrigo.

 
 

LA7

REm

RE7

SOLm

DO7

FA
SIb SIb7 Mi7(b5)  
 
 

Transcripción: Martín Telechansk