//////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
 



Ir al sitio de la revista planentario

Barcos y Mariposas
Mariana Baggio

Ya en éste, su primer CD, Mariana Baggio habita un espacio sonoro propio, construído con el eco de la buena música que la nutrió (me atrevería a decir) desde la cuna.
La de Barcos y Mariposas es música imaginada, pensada y probablemente apenas escrita, muy bien concertada, al mejor estilo de la buena música popular (por favor, no confundir con los estereotipos de la música comercial infantil).
Cada canción tiene su clima particular y entre canción y canción hay “yapas” sonoras, a modo de despedida (¿o de anuncio?), además de un blues travieso que acaba de empezar y aparece sin ser esperado.
Salvo el Son para niños antillanos de Nicolás Guillén y L. M. Pescetti y El becerrito del venezolano Simón Díaz, el resto de los 20 temas pertenecen a Mariana. Ella nos ofrece un menú de ritmos y timbres diversos: hay una murguita y un candombe y también una baguala donde es posible llegar hasta allá arriba, “donde descansan las nubes y Ramona sube con sus ovejas, silbando la melodía que silbaba su abuela”. Y un violín fantasma que se ríe a carcajadas y zapatea mientras atraviesa la Chacarera de las latas.
La calabaza asada (donde reina la “a”) viene condimentada con acordeón, guitarra, percusión tradicional y platos, cucharas, tenedores y vasos tintineantes.
El colectivo es una desopilante aventura ciudadana con ritmo de tango donde el texto, al igual que en Una noche de luna llena, es una prolongación de los juegos de palabras y guiños que intercambian los chicos cuando “se largan” a inventar y construir historias sonoras. En Melodía Celta (tradicional) bailan las flautas dulces, interpretadas por Mariana, sobre una chispeante percusión y en El Becerrito “la vaca Mariposa y su terné” pasean por un mullido y ondulante colchón sonoro hecho con campanitas, cencerros y el dulce rasguido del cuatro venezolano.
Este es un disco con un nivel de calidad, diversidad y libertad musical muy alto. Es evidente que Mariana encontró los músicos que comprendieron su proyecto y que lo apoyaron: son muchos y muy buenos, especialmente Martín Telechanski que compartió con la autora los arreglos instrumentales y Gabriel Spiller en una contundente, variada y también delicada percusión. Un verdadero regalo para los chicos.
Muy agradable y cuidado el diseño de la portada que incluye textos e información minuciosa sobre los instrumentos, objetos cotidianos y chirimbolos protagonistas de las interesantes, divertidas y poéticas tramas sonoras de cada canción.

 

..